Archivos para junio, 2011

Activandome con mi nuevo juguete

Publicado: 12 junio, 2011 en Sin categoría

Hola a todos.

Ya hace más de mi última entrada en el blog, “He vuelto+Medijocs” en la que hablé de  mi regreso a los entrenamientos tras el parón post-maratón. Desde que me emancipé con Clara hasta la semana pasada he estado sin línea de Internet en mi nuevo hogar, y eso ha hecho que no pudiera actualizar ni mi blog, ni mi página de Facebook. Bien, en realidad lo podría hacer desde el teléfono móvil aunque es mucho más incómodo y no están todas las opciones de Facebook y de WordPress optimizadas para Smartphones. Ahora por fin dispongo del ADSL para poder volver a comunicarme desde aquí, para poder contar mis “hazañas” y para seguir conociendo gente con ganas de dejar de fumar y de hacer deporte.

No todo han sido malas noticias durante este tiempo. Hace unas tres semanas, pude comprarme mi primera bicicleta de carretera. Hacía mucho tiempo que buscaba algo, bueno, bonito y barato, pero todas las búsquedas que realicé carecían de estas características. Busqué en varias tiendas por Barcelona, en varias tiendas por Internet, pero siempre había un “pero”. Era la relación calidad-precio. En la mayoría de tiendas especializadas suelen hacer entre un diez y un quince por ciento de descuento sobre catálogo, sin hablar de las diferencias de precio entre la calle e Internet, aunque comprar una bicicleta por la red…yo por lo menos, a día de hoy lo evitaré. He comprado varias cosas por Internet, pero según que productos, y a precios considerables, yo no me fío.

Pero mi padre me comentó, que cerca de casa habían abierto una tienda de bicicletas nueva y muy grande así que me decidí a ir a visitarla. En ella pude ver que trabajaban con varias marcas Massi, Scott, Felt, Bh y Peliser. Me detuve a contemplar las Massi, tanto las de aluminio como las de fibra de carbono y descubrí que al pedir componentes buenos, Shimano Dura Ace, Ultegra, 105, Campagnolo Centaur, la cosa se disparaba más de lo esperado. Aún así me ofrecían un quince por ciento de descuento y la posibilidad de poderla financiar, lo que a día de hoy es en lujo ya que en muchas tiendas se han quedado sin financiera (han quebrado) y a la hora de solicitar una de nueva todo son inconvenientes y negativas (maldita crisis de los coj…) Me miré las Massi por que descarté las BH, y Scott y Felt ya tengo, la BTT y la Cruiser respectivamente.

Al salir después de haber visto las Massi Team y las Pro aunque con pocas ganas de comprar en ese momento por su precio y el desconocimiento de la marca. Entonces me acordé de que un amigo tenía una y llamé para preguntarle por ella y su rendimiento. Pues bien al decirle que me quería comprar una bicicleta de carretera me ofreció el poder comprarle la suya. Una Massi Pro Carbon. Además me dijo que el estaba muy contento y que no había tenido ningún problema. Decidimos dejar la conversación y a los pocos días me mandó la oferta, la valoré y me decidí y “le voilà! una bicicleta de carretera, una bicicleta de carbono, para mí. Massi Pro Carbon con todos los componentes Campagnolo Centaur y llantas Campagnolo Scirocco, a buen precio.

 

Massi Pro Carbon

 

Yo de momento no puedo hablar de su rendimiento en carretera, ya que sólo he salido a probarla pocas veces para habituarme a ella. Es la primera vez que me monto en una bicicleta de carretera y es muy distinto a una mountain bike. El cuerpo va mucho más inclinado hacia adelante y cogerse al manillar y a la vez tocar las manetas del desviador, el freno y aguantar el equilibrio con unas ruedas que no hacen ni la mitad que las de BTT resulta, cuando menos, engorroso. Y si a eso le añadimos el tener que llevar las botas con las fijaciones…pues eso. Sólo puedo decir que las ultimas veces en cada semáforo, a la hora de apoyar algún pie en el suelo, me veía besando el asfalto y eso que llevo los muelles lo más aflojados posible. Además de todas estas nuevas situaciones hay que tener en cuenta que si nunca has ido “acoplado”, es difícil habituarse y que la bicicleta, por lo menos a mi, me ladeaba lo suficiente como para que me salieran un par de protuberancias en el cuello. En fin, yo creo que en unos días os podré contar más cosas sobre mi nueva adquisición y su comportamiento en carretera.

El hecho de poder tener la bicicleta me ayuda a seguir caminando hacia el Ironman, mi objetivo deportivo primordial. Tal vez esté caminando lento, pero no menos firme. El triatlón  no es el deporte más barato del mundo y yo no soy Bill Gates, soy un tío normal que además de sus aficiones tiene sus obligaciones y prioridades en lo personal cosa que hace que para poder inscribirme en una carrera o  comprar algún producto especializado deba pensármelo mucho.

Aunque en esto meses he estado menos activo en cuanto a entrenamientos se refiere ahora con el calor, me apetece sudar la gota gorda y ponerme a nadar, cosa que tengo muy, muy abandonada y es una parte vital en un triatlón. Así que en estos días voy a retomar la actividad frenética con un planning de entrenamiento para el próximo objetivo, el cual no voy a desvelar antes de tiempo, y es que estoy barajando todas las posibilidades y el tiempo del que dispongo para ello.

Prometo que en unos días os informaré sobre mi reto deportivo más inmediato.

 

Un abrazo a todos.

P.D. He escrito estas líneas bajo un cansancio tremendo después de irme a dormir a las seis de la madrugada después de una noche de muchos nervios a la hora de pinchar discos en una boda.

Anuncios